domingo, 12 de febrero de 2012

Fer, solo Fer.



Cuando digo “te quiero” no espero algo a cambio, ni acciones, ni palabras, ni silencios. Esperar es de humanos y yo hace tiempo dejé de ser una de ellos.

Aún ando inventando una biografía que no se lea cursi y la verdad, para qué me engaño, debo admitir que soy apasionada, un poco intensa, bastante loca y que no conozco otra forma de querer que no sea con todo y hasta con lo que nos falta y, pues, tampoco tengo intención de conocerla.


Me estorba la gente con prejuicios, que si eres alto, bajo, gordo, flaco, negro, blanco, verde, o gris. ¿Qué? si eres. ¿Qué? si no eres.

Fui hecha para amar la música de Nacho y los poemas de Sabines. Puedo definirme con una canción de Filio, bailar sin títulos y a veces, sin pies y sin melodías.

Vine con una sola instrucción: “Esta mujer no acepta medias tintas, se quiere o se deja”. Usted elige. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada