miércoles, 1 de agosto de 2012

Recuerdo que amé en ti eso que los demás odiaban.



Recuerdo que era un tiempo no hace mucho, quizá una semana o dos
que desafiaba la cárcel de los años y los latidos se sentían nuevamente
que se escapó como arena entre los dedos, como el final de un cuento

Recuerdo que se quebró el silencio de la austeridad de mi alma
que las paredes limpias se llenaron con pinceladas de sus ojos cafés
que me bebí esa sonrisa, que me envenené de fruta y dulces palabras

Recuerdo que amé en ti eso que los demás odiaban, o le han temido
porque la poesía del alma el vulgo nunca la ha sabido apreciar ni entender
porque el hoy ha silenciado al ayer de las golondrinas de Bécquer

Recuerdo tus sueños y tus anhelos, recuerdo el silencio en complicidad
recuerdo el no odiarte como promesa, también la sentencia de recordar
recuerdo una noche a tan pocos metros y ahora hay tan poco para contar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada