martes, 14 de agosto de 2012

Ocaso en el alba



Era en un tiempo de silencio cruel
cuando la luz se anochecía en mí
cuando moría mi destino, aquel
y ya más nada le quedaba aquí

Era tan triste y era tan feliz
era el silencio de tu risa allí
un día  que te convirtió en desliz
y estas mil noches ya sin ti

Frío y calor no se buscaban más
amor y olvido zarparon al mar
y aquel deseo de estrella fugaz
murió sincero en mí palpitar

Es el ocaso de mi oriente sin sol
en esta, el alba de tu atardecer
un trago de llanto y amargo alcohol
la antología que no pudo ser

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada